La Miel: un tesoro en nuestra despensa

Si te gusta puntúa con 5 estrellas
[Total: 3 Average: 3.7]
image_pdfimage_print

miel-1

¿Sabes que tienes en tu despensa un auténtico tesoro? Si, si…la miel.

Hay un dicho popular que defiende “Después de comer miel, nada sabe bien”. Y es que hay pocos placeres más grandes que disfrutar de este manjar, que en tiempos antiguos se llegó incluso a considerar como un alimento sagrado.

Da igual cómo la saboreemos, cómo la paladeemos… sentir su dulzura en la boca no sólo nos llena de esa sensación de enorme disfrute, sino que nos evoca inevitablemente muchos momentos de nuestra infancia, cuando en casa nos la servían con el pan en el desayuno, para merendar, o en el sufrido vaso de leche caliente en esos días de catarro y dolor de garganta.

Lo que nos queda quizá por descubrir es que tenemos al alcance de nuestra mano,en un simple tarro de miel, y en nuestra propia despensa, un verdadero tesoro natural.

LA MIEL: UN TESORO PARA TU SALUD EN TU PROPIA DESPENSA.

Y ahí está lo fabuloso… la miel no sólo es  y ha sido siempre alimento indispensable en nuestra dieta mediterránea. También ha sido utilizada tradicionalmente por la sabiduría popular como remedio para muchas afecciones más o menos graves. Cuando aún no habían hecho su aparición los antibióticos, antisépticos, antiinflamatorios, analgésicos y otros tantos productos de los que hoy usamos y abusamos, la miel constituía un importante “medicamento” natural para numerosas dolencias.

 Entre sus casi innumerables beneficios terapeúticos, se encuentran sus propiedades cicatrizantes, antibióticas y antisépticas, acelerando la curación de heridas en la piel y evitando infecciones. También ha quedado demostrado que su ingestión tras una abundante comida facilita y aligera la digestión, dándonos la excusa perfecta para acabar dulcemente cualquier banquete familiar o entre amigos. Y ya hemos hablado antes de su probada eficacia como remedio para la tos: así nos la suministraban las abuelas, acompañando a un buen vaso de leche caliente(que en ocasiones sabía sospechosamente a brandy u otro licor fuerte). Otra utilidad demostrada también en nuestra infancia,  y con el “mágico” vaso de leche como instrumento, es su efecto relajante, ayudando a conciliar el sueño incluso a los más sufridos insomnes, o al menos reduciendo enormemente nuestro nivel de estrés. Más modernamente se siguen realizando estudios sobre este alimento, que siguen poniendo de manifiesto los numerosos beneficios de su ingesta con más o menos habitualidad: favorece el sistema inmunológico  y controla,  por ejemplo, las alergias al polen; previene problemas cardíacos; reduce el colesterol y controla el nivel de azúcar en sangre; ayuda a bajar el peso corporal; alivia numerosas afecciones cutáneas…

En fín… que sí ó sí es un acierto consumir miel en sus diferentes variedades, que ya de por sí resultan auténticas exquisiteces… miel de milflores, de azahar, de brezo, de tomillo, de espliego, del bosque… Descúbrelas, con todo su sabor y su eficacia en nuestra despensa, nuestra tienda gourmet online

 

Copyright © 2016 ladespensarural. Todos los derechos reservados.